Choose a
Different State

Go

Manual de la Licencia de Conducir Comercial de la Florida 2011: Conducir en invierno

Con el Manual de Conducir de la Florida CDL, usted puede estudiar hasta en los temas que están específicamente relacionados con la obtenci&oactue;n de su reconocimiento de conducir comercial.

Manual de la Licencia de Conducir Comercial de la Florida 2011: Conducir en invierno

Table of Contents

2. Conduciendo con Seguridad

2.13.1 - Revisión del vehículo

Asegúrese de que su vehículo esté preparado para conducir en tiempo de invierno. Usted debe hacer una inspección previa al viaje, prestando atención a lo siguiente:

Nivel del refrigerante y cantidad de anticongelante. Asegúrese de que el sistema de refrigeración está lleno y de que hay bastante anticongelante en el sistema para protegerlo contra la congelación. Esto se puede verificar con un comprobador especial para de refrigerante.

Equipo de descongelación y calefacción. Asegúrese de que los descongeladores funcionen. Éstos son necesarios para conducir con seguridad. Asegúrese de que el calentador está funcionando, y de que lo sabe utilizar. Si usa otros calentadores y anticipa que los va a necesitar (por ejemplo, calentadores para los espejos, calentadores para la caja de las baterías, calentadores para el tanque de combustible), verifique su funcionamiento.

Limpiaparabrisas y líquido para limpiar el parabrisas. Asegúrese de que las escobillas del limpiaparabrisas están en buenas condiciones. Asegúrese de que éstas tienen suficiente presión contra el cristal para limpiar la nieve del parabrisas. De otra manera no podrán quitar adecuadamente la nieve. Asegúrese de que el líquido para limpiar el parabrisas funciona y de que el nivel del líquido que tiene es suficiente.

Use anticongelante en el líquido para limpiar el parabrisas para evitar que el líquido se congele. Si usted no puede ver bien mientras conduce (por ejemplo, si sus limpiaparabrisas le fallan), deténgase de manera segura y solucione el problema.

Neumáticos. Asegúrese de que las bandas de rodadura de los neumáticos tienen la suficiente profundidad. Los neumáticos de tracción deben proporcionar tracción para impulsar al camión sobre un pavimento mojado y a través de la nieve. Los neumáticos de dirección deben tener tracción para dirigir el vehículo. La profundidad de las bandas de rodadura es muy importante en las condiciones de invierno. Usted debe tener por lo menos 4/32 de pulgada de profundidad en cada ranura principal de los neumáticos delanteros y por lo menos 2/32 de pulgada en los otros neumáticos. Cuanta más profundidad tenga, mejor. Use un medidor para determinar si la banda de rodadura es suficiente para conducir con seguridad.

Cadenas para los neumáticos. Usted se encontrará en situaciones en las cuales no podrá conducir sin cadenas, ni siquiera para conducir a un lugar seguro. Lleve consigo el número correcto de cadenas y eslabones adicionales. Asegúrese de que las cadenas encajen bien en sus neumáticos de tracción. Revise las cadenas para ver si tienen ganchos rotos, eslabones gastados o rotos, y cadenas laterales torcidas o rotas. Aprenda a colocar las cadenas antes de que necesite hacerlo en la nieve y en el hielo.

Luces y reflectantes. Asegúrese de que las luces y los reflectantes estén limpios. Las luces y los reflectantes son sumamente importantes para el mal tiempo. Revíselos durante el mal tiempo para asegurarse de que están limpios y funcionando correctamente.

Ventanas y espejos. Quite todo el hielo, nieve, etc., del parabrisas, las ventanas, y los espejos antes de arrancar el motor. Use un raspador de hielo, un cepillo para la nieve, y un descongelador de parabrisas según sea necesario.

Manijas, escalones y superficie de las plataformas. Quite todo el hielo y la nieve de las manijas, los escalones, y la superficie de las plataformas. Esto reducirá el peligro de deslizarse.

Rejillas del radiador y cubierta para el invierno. Quite el hielo de las rejillas del radiador. Asegúrese de que la cubierta para el invierno no está demasiado cerrada. Si las rejillas se congelan y se obstruyen o la cubierta está demasiado cerrada, el motor se puede recalentar y puede apagarse.

Sistema de escape. Las pérdidas en el sistema de escape son muy peligrosas cuando no hay suficiente ventilación en la cabina (las ventanas cerradas, etc.). Las conexiones que están sueltas pueden permitir que un escape de monóxido de carbono entre a la cabina. El monóxido de carbono es un gas venenoso que le hace sentir soñoliento. En grandes cantidades puede ser mortal. Revise el sistema de escape para ver si hay partes sueltas, y verifique que no hay ruidos o señales que le indiquen que hay un escape.

2.13.2 - Conduciendo

Superficies resbaladizas. Conduzca despacio y suavemente en carreteras resbaladizas. Si éstas están muy resbaladizas, usted no debe conducir. Pare en el primer lugar seguro.

Acelere gradualmente y despacio. Cuando empiece a conducir, familiarícese con las condiciones de la carretera. No se apresure.

Verifique si hay hielo. Verifique si hay hielo en la carretera, especialmente en los puentes y los pasos elevados. Si los otros vehículos no salpican, eso indica que se ha formado hielo en la carretera. Además, inspeccione los espejos y las escobillas del limpiaparabrisas para ver si tienen hielo. Si tienen hielo, es probable que la carretera también esté cubierta de hielo.

Ajuste la velocidad a las condiciones de la carretera cuando tenga que doblar o frenar. Cuando tenga que doblar, hágalo con mucho cuidado. No frene más fuerte de lo necesario, y no utilice el freno del motor o el retardador de velocidad. (Éstos pueden causar que las ruedas de tracción patinen en las superficies resbaladizas.)

Ajuste la velocidad a las condiciones de la carretera. No se adelante a los vehículos que van más despacio, a menos que sea necesario. Vaya despacio y mire lo suficientemente lejos hacia delante para mantener una velocidad constante. Evite tener que reducir la velocidad y acelerar. Tome las curvas a velocidades más bajas y no frene cuando conduzca en las curvas. Tenga en cuenta que a medida que la temperatura se eleva hasta el punto en que el hielo comienza a derretirse, la carretera se pone más resbaladiza y usted debe reducir la velocidad aún más.

Ajuste el espacio a las condiciones de la carretera. No conduzca junto a otros vehículos. Mantenga una distancia de seguimiento adecuada. Cuando usted ve que hay mucho tráfico adelante, disminuya la velocidad o pare hasta que se despeje. Intente anticipar cuando tiene que frenar y disminuya la velocidad gradualmente. Tenga cuidado con los quitanieves, así como los camiones que llevan sal y arena para derretir la nieve; concédeles suficiente espacio.

Frenos mojados. Cuando conduce en condiciones de lluvia fuerte o por lugares inundados de agua, los frenos se mojarán. El agua en los frenos puede causar que se debiliten, funcionen de manera irregular, o se atasquen. Esto puede causar que el poder de frenado disminuya, que se bloqueen las ruedas, movimientos bruscos de un lado a otro, y coletazos si jala de un remolque.

Si es posible, evite conducir por charcos profundos o corrientes de agua. Si no puede evitarlo, usted debe:

  • Reducir la velocidad y poner la transmisión a una velocidad más baja.
  • Aplicar los frenos con suavidad. Esto aprieta las pastillas contra los tambores o los discos del freno y evita que el fango, la sal, la arena, y el agua se penetren.
  • Aumentar las rpm del motor y cruzar por el agua aplicando los frenos ligeramente.
  • Cuando salga del agua, mantenga puestos los frenos hasta que se logren calentar y secar.
  • Frene cuando sea seguro hacerlo para comprobar los frenos. Verifique que detrás de usted no lo sigue un vehículo, y aplique los frenos para asegurarse de que están funcionando. Sí no, séquelos nuevamente usando el procedimiento descrito anteriormente. (PRECAUCIÓN: No aplique mucha presión en el freno y el acelerador al mismo tiempo, porque se pueden recalentar los tambores de freno y las pastillas.)